Edició 365- Del 6 al 19 de juny de 2011  

Gil Comes o la innovación en la industria conservera: implanta el envase de plástico
Nova convocatòria de la junta de valencià, 25 anys després de la primera
La verdadera reliquia de Vinaròs: Laura Puig Roda, hija del pintor de Tírig
Al habla con Juan Carlos Gil, cabeza visible de la nueva asociación de agricultores
Diabolus cumple 10 años y lo celebra con el público
Jordi Bonilla, director de la Orquestra del Conservatori de Tortosa
Torreblanca estrena su propia sinfonía
Pedazos de historia a través de fotografías
Diana Esteller de La Jana, en la Olimpíada de Biología de Taiwan
De afición: cultivar frutas tropicales en Benicarló (febrero 2003, nº 156)

Gil Comes o la innovación en la industria conservera: implanta el envase de plástico

EMILI FONOLLOSA            F.Gil                   

La industria conservera Francisco Gil Comes S.L.U., cuya sede está en Vinaròs pero su grupo empresarial con dos mil trabajadores se extiende por África y Sudamérica, es un ejemplo de innovar para continuar creciendo,  hacer frente a los nuevos tiempos y no sucumbir a la crisis.

Ha sido puesta como ejemplo para “no amuermarse” por el propio presidente de Mercadona, cadena de supermercados a la que dedica una parte importante de su producción, al haber sabido sustituir la tradicional lata de hojalata por envases de plástico, sin descuidar la calidad ni seguridad alimentaria, permitiendo una rebaja del coste de cada envase en 25 céntimos.

Sin embargo, el director general Francisco Gil Eixarch matiza que “nuestro éxito no está en que hayamos hecho este envase, cuando nos escogieron para proveer para Mercadona fue porque éramos una empresa sólida gracias a la anterior generación,  siempre hemos sido muy hormiguitas, de no alargar más el brazo que la manga, y por aquel entonces estábamos al frente unas emprendedoras personas jóvenes”.

Esta empresa pionera en usar envases de plástico para las anchoas comenzó a gestar la idea cuando en el 2008 se produjo una fuerte espiral inflacionista en el mundo del acero. Muchas acererías del mundo cambiaron de manos, pasando a convertirse en un monopolio así como una posición de oligopolio en la transformación del acero. Así, el coste de los envases metálicos se disparó (entre el 2008 y el 2009 aumentó en un 30-35 por ciento).  “Primero fue una utopía pasarnos al plástico para tanta cantidad de producción que tenemos…”

“Tuvimos que solventar muchos problemas  y pequeños fracasos… las tradicionales latas se cierran a una velocidad impresionante, en cambio con el plástico era diferente, es necesario hacerle el vacío, evitar que se distorsione el envase, la soldadura térmica del cierre térmica debe ser perfecta…”. Otro problema era la dificultad de conservar bien las anchoas en un recipiente de plástico, “es un producto graso y si penetra oxígeno, se rancia, por lo que es necesario hacerle el vacío”. Además, se usan plásticos con tres capas, una de ellas hace de “barrera” para que no penetre el oxígeno.

Ahora, el envase de plástico se está imponiendo e incluso han aumentado las ventas, “temíamos que la gente sería reacia, pero hemos ganado mucho, no te puedes cortar, no es peligroso, pesa menos por lo que el transporte es más barato… y la diferencia de coste es espectacular”. Esta industria produce las anchoas para la firma Hacendado, de Mercadona y se está acabando de implantar con estas nuevas envolturas en toda España, después que comenzara a sustituir las antiguas latas a mediados del año pasado.

INTERNACIONALIZACIÓN

Gil además destaca que su empresa se ha internacionalizado, “tal vez seamos la única en España dedicada a la semiconserva de la anchoa que lo haya hecho,  y con recursos propios, hemos creado nuestras sociedades filiales con tecnología, conocimientos, personal y formación propios”.

Entre 130.000 y 150.000 latas diarias de sardinilla se envasan en la fábrica de Vinaròs, con 150 empleados,  mientras que la producción de anchoas se concentra en cuatro plantas de envasado marroquíes, todas  en Larache, a unos 80 kilómetros del estrecho de Gibraltar y que da trabajo a más de 1.600 personas. También se cuenta con instalaciones en Argentina,  ubicadas en Mar del Plata con 200 personas ocupadas, aunque funciona solo de temporada. Asimismo, hay una fábrica en Argelia, pero no ha dado buenos resultados. La fábrica de Vinaròs, con doble turno de trabajo,  está dedicada de lleno a la sardinilla porque es el único producto susceptible de mecanización; todos los demás se elaboran en el extranjero porque requieren un empleo intensivo de mano de obra “y esto en la Unión Europea no es ni contemplable”.

El Grupo Gil Comes, una empresa familiar creada en el año 1970 por los hermanos Francisco y Vicente Gil y que ahora dirige el hijo del primero, junto con su prima Inmaculada (hija de Vicente), se inició con la conserva de pescado pero ahora también abarca la agricultura y la pesca. En estos momentos, la filial del grupo Francisco Gil Comes S.L.U. está catalogada como una de las principales empresas fabricantes de conservas y semiconservas de pescado. La anchoa utilizada procede de caladeros del Cantábrico, Marruecos, Argentina y el Mediterráneo, mientras que  la sardina es siempre mediterránea.

Gil dice estar muy orgullosos de trabajar para Mercadona, habiendo aplicado a su propia empresa la filosofía de esta gran cadena de supermercados que pasan por “una escala de cinco grandes elementos en la que en primer lugar está el consumidor y sus  necesidades, seguido por las necesidades de los trabajadores de la cadena, los proveedores, la sociedad y en quinto y último lugar, el capital”. Gil también recordaba que Mercadona fue muy criticada cuando muchas empresas se quedaron fuera de esta cadena, “el mundo de las marcas comerciales, a veces no tiene en cuenta los intereses del jefe, y el jefe, en la filosofía de Mercadona, es el consumidor”.  El responsable de esta industria conservera no tiene suficientes palabras para alabar la forma de trabajar de esta cadena.

Aunque más del 80 por ciento de la producción se destina a esta cadena de supermercados, Francisco Gil Comes continúa produciendo anchoas con la tradicional marca ”El Menú”, sobre todo para el mercado de hostelería donde también tiene ganado un buen prestigio. 


Nova convocatòria de la junta de valencià, 25 anys després de la primera

VINARÒS.NEWS

Hi ha més de 43.000 aspirants a les proves de certificació convocades per la Junta Qualificadora de Coneixements de Valencià (JQCV) corresponents al primer període de 2011, que se celebren des de dissabte passat a Vinaròs i 22 localitats més de la Comunitat Valenciana i que estrenen novetat significativa. Es tracta de la realització dels exàmens del grau mitjà i superior en dos fases en dies diferents.

 Així, dissabte 28 de maig s'inicià ja la primera fase del grau mitjà a Vinaròs i les altres seus, i qui supere el 40% de la prova podrà passar a la segona fase que es realitzarà el dissabte 11 de juny. Esta primera fase es du a terme en dos crides diferents: una a les 9 hores del matí que realitzen els aspirants el primer cognom dels quals comence entre la A i la L, i una altra a les 12 hores per als aspirants que comencen entre les lletres M i Z.

 D'altra banda, la segona fase del grau mitjà s'organitzarà en dos torns d'examen (un de matí i un altre de vesprada) també a Vinaròs. El torn del matí començarà a les 9 hores, com en la resta de localitats, i a aquest hauran d'acudir els aspirants amb un primer cognom que comence entre la A i la L. En totes estes localitats, el segon torn, de les 16:30 hores de la vesprada, comprén els aspirants el primer cognom dels quals comence per una lletra entre la M i la Z. Quant al grau superior, la primera fase se celebrarà aquest dissabte 4 de juny a les 9 hores i hi haurà una sola crida. Només els que superen el 40% de la prova d'esta fase podran presentar-se a la segona, que es realitzarà el dia 18 de juny a les 9 hores, igualment en una única crida.

Les proves per a l'obtenció dels certificats de coneixements orals i del grau elemental mantenen la mateixa estructura dels anys anteriors i se celebraran cada una en un únic dia. La de coneixements orals es realitzà dissabte 28 de maig, i la del grau elemental s´ha fet el dia 4 de juny, ambdós en una única crida. Per localitats, Vinaròs reuneix el 4,7% de les matrícules, és a dir la sisena seu amb més participants, degut a la gran afluència de catalans. Enguany, com l'any passat, la matrícula per a les proves s'ha pogut realitzar completament a través d'Internet. 1.700 persones han pogut inscriure's en les proves sense necessitat de presentar cap full en l'Administració ni en cap entitat bancària.

La prova amb un nombre superior d'aspirants és la de grau mitjà, amb 26.413 persones matriculades, seguida de la de grau superior, amb 8.185; la de grau elemental, amb 5.962, i, finalment, la de coneixements orals, amb 2.960.. L'edat mitjana dels aspirants és de 32,1 anys, una xifra que consolida la tendència dels últims anys en què l'edat mitjana ha sigut superior a 30 anys. Cal destacar que el grup de 16 a 20 anys representa el 21,5% dels matriculats, el 85,3% dels quals s'ha inscrit en el grau mitjà. En el grau superior, el tram d'edat que representa un percentatge més alt d'aspirants és el de 26 a 35 anys, amb un 45,5% d'aspirants. Per sexes, la convocatòria presenta un perfil semblant al de les convocatòries anteriors: les dones representen un 66,9% i els hòmens, un 33,1%.

DISCAPACITATS

La JQCV presta, com sempre, una atenció especial a les persones amb discapacitats. Enguany són 35 els matriculats que han sol•licitat alguna adaptació, bé de l'examen, d'accessibilitat o de recursos informàtics. En aquest sentit, destaca la col•laboració entre la JQCV i entitats com la FESORD i l'ONCE perquè els seus associats disposen d'adaptacions específiques: intèrpret en llengua de signes per a les persones sordes i textos en Braille per als invidents. La JQCV ha realitzat esforços importants per a millorar el servei que ofereix: des de l'enviament dels corresponents certificats al domicili dels qui han resultat aptes fins a la pàgina web en què es pot consultar informació sobre matrícules, programes, criteris de correcció, notes, detalls personalitzats dels resultats de l'examen, mostres de proves, programes de suport i formació, etc. També existeix un telèfon de notes que funciona les 24 hores del dia.

25 ANIVERSARI DE LES PROVES

Enguany es complixen 25 anys de la creació de les proves de la JQCV. A aquells primers exàmens de 1986 es van inscriure 2.239 persones, i es van constituir tres seus: una a Castelló de la Plana, una altra a Alacant i una altra a València. També es van establir tres nivells de coneixements: oral, elemental i superior, els continguts dels quals es van redistribuir en els quatre nivells actuals en convocatòries posteriors. L'any següent, en 1987, es van convocar, per primera vegada, les proves de coneixements específics. Des d'aquell moment, s'han inscrit 1.265.906 aspirants a les proves de la JQCV, proves que s'han convertit en un referent per a tota la societat valenciana per a la certificació dels coneixements de valencià.

La xifra concreta de persones inscrites per a la convocatòria d´ara és de 43.782, distribuïdes entre els quatre graus de coneixements generals (coneixements orals, elemental, mitjà i superior) i els tres de coneixements específics (llenguatge en els mitjans de comunicació, llenguatge administratiu, correcció de textos). En total són ja 1.265.906 matrícules les que s'han registrat per a estos exàmens des de 1986.


La verdadera reliquia de Vinaròs: Laura Puig Roda, hija del pintor de Tírig

XAVI FLORES             

Laura Puig Roda Alcácer, la hija del ilustre pintor de Tírig Gabriel Puig Roda, cumplió 101 años, convirtiéndose en una de las vecinas más veteranas. Laura sopló las velas de su aniversario en el Hogar San Sebastián, donde reside, acompañada de sus amigas, y recibió también la visita de familiares y políticos.

Sin duda es una de las ciudadanas más populares y entrañables de la localidad. No obstante, protagonizó en febrero del año pasado el día de la llegada de la reliquia de San Sebastián, cuando la ciudad celebraba el IV centenario de esta efeméride. Ella fue elegida como la última vecina de Vinaròs en portarla a su llegada a la plaza parroquial, cuando la entregó al alcalde, Jordi Romeu, y este, a su vez, a las autoridades eclesiásticas hasta su entrada en la iglesia. Laura es la única hija en vida del considerado mejor pintor castellonense de finales del XIX y principios del XX, Gabriel Puig Roda, que vivió en la localidad desde 1904 hasta su fallecimiento, en 1919.

Su vástago ha realizado importantes donaciones para el fondo patrimonial de los vinarocenses. Así, en el 2007, entregó personalmente a esta asociación cultural un magnífico cuadro al óleo de su padre, como testimonio a la gran labor cultural realizada por Amics de Vinaròs. Actualmente ya catalogado y valorado por los especialistas del Museu de Belles Arts de Castelló, la obra cuelga en un lugar privilegiado de la Sala de Juntas de la asociación cultural para disfrute de todos los socios y vinarocenses. Se trata de la obra titulada Sant Jeremies. Venècia, registrada con el número 76 del inventario del estudio del artista realizado por su viuda.

Este trabajo testimonia un tipo de pintura que el de Tírig realizó en su paso por Italia, país donde consolidó su amplia formación artística. Debido a su influencia, la asociación local Amics de Vinaròs realiza cada año un certamen de acuarela en su honor. En el 2003, Laura también incrementó con una donación el fondo artístico del Ayuntamiento. Ese año también donó tres obras a carboncillo, denominadas Estudi de Dona Nua, Estudi d’Home Nu y Estudi d’Home. Asimismo, entregó también en el año 2003 al consistorio 6.010 euros para la restauración de la ermita de la patrona, la Misericòrdia.


Al habla con Juan Carlos Gil, cabeza visible de la nueva asociación de agricultores

ALICIA COSCOLLANO                     

Juan Carlos Gil le transmitieron el apego a tierra de sus antepasados por vía materna. Heredó unas fincas en el término de Vinaròs y otro pedazo de historia familiar en unos terrenos situados en Xert. Juan Carlos aún recuerda cuando en la ciudad la tierra tenía un peso específico, una vinculación ineludible con el arado, “hace 40 o 50 años Vinaròs era importante en el tema agrícola, pero debido a que se sacan pocos ingresos, la gente joven ha ido abandonando el campo y se ha metido en las fábricas”.

Una época en la que con dos hectáreas se podía vivir en esta ciudad que siempre ha vivido sin ningún tipo de esquizofrenia su apego al mar y a la tierra, y en la que el sector de la pesca ha tenido entidad propia. Juan Carlos apunta que la ciudad acogía terrenos de olivos, algarrobaos, vides y cítricos, “a partir de 30 o 35 años se fue reconvirtiendo”. Él ha vivido en primera persona la agonía de un sector al que se ha suplido por otros, como el de servicios, el comercial y, en menor medida, el industrial. Una presencia que aún se mantiene y a la que ahora, con la crisis económica, la juventud vuelve a contemplar como una posibilidad de salir adelante. El campo, realmente, ha seguido siendo una presencia callada en Vinaròs. Quizá sea la hora de quitarle el polvo a las herramientas de los antepasados y de recuperar un sector traspapelado en la memoria. Buscando este objetivo se ha puesto en marcha la asociación ALAV (Asociación de Labradores de Vinaròs), de la que Juan Carlos es presidente.

*Juan Carlos, ¿cuáles serían los motivos principales que han ocasionado que la gente abandone el campo?

Vinaròs derivó hacia el sector industrial, servicios y comercio. Y eso que el término rural de la ciudad es de los mayores de las comarcas de Castelló, por eso ha venido gente de otras localidades, como Alcanar o Benicarló, a cultivar las tierras de Vinaròs que estaban abandonadas. Los labradores alquilaban las fincas para plantar alcachofa o cítricos. Ahora existe una nueva generación que se está moviendo dentro del mundo de la agricultura que quieren volver. Por eso queremos estar informados de todo lo que sucede en el sector. 

*Así, ALAV pretende buscar una solución a la situación actual, optimizar los recursos.

No queremos desaparecer, y ahora que hay mucho paro, los hijos de los labradores están regresando a la tierra, y no saben dónde informarse, ni si existen ayudas ni subvenciones, por eso la asociación pretende ser canalizadora y brindar información. 

*¿Estáis en contacto con otras asociaciones?

Nosotros pertenecemos a ASAJA, ubicada en Castelló, ¿por qué? Porque es una de las organizaciones más importantes de España. A nivel local somos muy independientes y apolíticos, somos una junta joven pero a nivel estatal y a nivel europeo, sobre todo pensando en Bruselas, que es el lugar donde se cuece todo, estamos representados por ASAJA.

*Habéis preguntado en localidades vecinas cómo han planificado y cómo están enfocando su relación con el sector agrícola para que exista esa continuidad?

En Alcanar hay muchos viveros, que necesitan mucha mano de obra y en Benicarló, es una tradición familiar. El cítrico es otro ámbito, no se necesita tanta mano de obra. 

*Aquí habría interés preferentemente en el ámbito agrícola del cítrico?

Sí, todas las fincas que existen son mayoritariamente de cítricos, de toda la vida, a excepción de los labradores de Benicarló que alquilan fincas en el término para plantar alcachofas porque en su ciudad está todo copado.

*¿Se ha planteado desde la asociación la posible reconversión de parte del sector de Vinaròs en la producción ecológica, un producto que cada vez tiene más demanda, también a nivel europeo?

Ahora se están produciendo una serie de connotaciones en la citricultura, y se está realizando mucho cultivo ecológico. Dentro de la asociación hay un par de personas que son agricultores dedicados al cítrico ecológico. La gente que esté interesada en este tema también puede pasar por la asociación.

*Uno de los mayores hándicaps para el agricultor es que el precio que se paga por el producto es inferior al que gana, por ejemplo, el intermediario, y eso puede decepcionar.

El labrador es el que obtiene menos, después están los intermediaros y las tiendas o supermercados, estamos vendiendo las mandarinas a 30 pesetas el kilo, y en la tienda se pagan a 1’20 euros. Dentro del mundo de la ecología hay gente muy preparada que está pensando en abrir camino en este sentido, aunque aún avanza a poca escala.

*De momento.

Sí, porque es un cultivo que va a por una mayor producción.  Entonces, se verá cuando vaya a más si es rentable. Eso queremos, que sea rentable.

*Respecto a los objetivos, ¿cuáles son los que se ha marcado la asociación?

Dentro de la asociación de agricultores de Vinaròs queremos que se integren todos los labradores, sean del signo  que sean.

*Así, os mueve el interés por la tierra.

Si, exactamente, y por revitalizar el sector agrícola de Vinaròs y estar asociados, cuantos más seamos mejor.  No se puede ir por libre hoy en día, porque no se puede mover un paso sin estar informado.

*El antiguo lema de “la unión hace la fuerza”.

Evidentemente. Hasta ahora somos unos 40 asociados, y empezamos hace un mes. Hay que destacar que hacerse socio y poner en marcha un colectivo es un trabajo algo costoso, por eso queremos socios activos, la asociación es luchadora, no queremos gente que este por estar. Estamos legalmente constituidos e integramos la junta un total de doce personas. Constituimos una asamblea y por mayoría absoluta fui elegido como presidente.

*El objetivo, entonces, es conseguir cuantos más socios activos mejor.

Sí, y una asociación comarcal, que sería muy interesante, ya que disponemos de la oficina de OCAPA dependiente de Conselleria en Vinaròs. 

*¿Qué tipo de apoyo pedirán al Ayuntamiento?

Pediremos que se sienten con nosotros a hablar, a consensuar,  diferentes temas. Uno de ellos que implanten una Guardería Rural , un sistema de vigilancia que se traduzca en un mayor número de efectivos destinados a la zona rural, sabemos que la competencia del término de Vinaròs pertenece a la Guardia Civil, sabemos que se hacen actuaciones, pero necesitamos también gente que conozca el terreno, a nivel local, que pise el terreno, porque nuestro término es muy grande.  Además, pretendemos que se cree un Centro de Capacitación Agraria Comarcal, para que la gente joven no tenga que irse a otras ciudades para formarse, aunque una de las primeras cosas que vamos a solicitar al Ayuntamiento va a ser una sede para la asociación.


Diabolus cumple 10 años y lo celebra con el público

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ

Una década ha pasado ya desde que la compañía Diabolus de Benicarló pusiera en escena su primer montaje teatral y durante han querido celebrarlo con el público en el Auditorio representando la obra que lleva por título, como no podía ser de otra forma, “10 anys”.

"Parece que fue ayer cuando comenzamos con la aventura de montar una Escuela de Teatro y ya han pasado diez años; en todo este tiempo han sido muchas las alegrías, trabajo, ensayos, risas y algunas lágrimas de emoción y como este año hacemos historia, hemos querido hacer un repaso de lo mejor que nos ha pasado sobre el escenario”, comentó Regina Prades, la directora de la compañía.

Así, el público, pudo ser espectador de escenas muy variadas, “con diferentes lenguajes teatrales que van desde el realismo, naturalismo y el surrealismo hasta el metateatro”, comenta Regina,, y, como no, también pondrán sobre las tablas sus originales coreografías. Todo un divertido y extravagante paseo a la trayectoria de esta compañía amateur de Benicarló que desde su nacimiento supo conectar con el público y cuentan con miles de fieles seguidores que no se pierden ni una de sus representaciones.

En premio a su fidelidad, el respetable pudo observar qué pasa entre bambalinas minutos antes de salir a escena y también pudo pisar el escenario “porque este año ellos también son protagonistas”, confesó una emocionada Regina Prades. Patri Lluch, José María Querol, Jesús Arnau, Manuel Arnaul, Gema Alejos, Sole González, Carmen Santarrufina, Patri Troncho, Carmen Palau, David Gombáu, Maite Gilabert, Olga Lluch, Lorena Ruiz, Isabel Pator, Edgar Blasco, Lupe Gilabert, Francisco Vericat, Laura Boscà, Fernando Loscos y Agustín Martínez fueron los actores encargados de llevar a los asistentes a un extraordinario viaje por la imaginación, arrancando las carcajadas del público y una sonora ovación al final del espectáculo, además del aplauso tras cada “sketch”. La tienda de modas Terminal colaboró cediendo el vestuario de la representación y Diabolus volvió a dejar patente una vez más que con ilusión, trabajo, humildad y un presupuesto reducido se pueden realizar obras dignas y de elevada calidad.


Jordi Bonilla, director de la Orquestra del Conservatori de Tortosa

JOAQUIM BUJ

PERFIL. Jordi Bonilla dirige la Orquestra del Conservatori de Tortosa, institución donde ocupa la plaza de oboé e imparte clases de este instrumento. También colabora con otras orquestas del país, entre ellas la de Vila-seca. El pasado martes cerró el presente curso escolar con un concierto en Alcanar dentro del ciclo 'Primavera és temps de música'.

El Conservatori de Música de la Diputació de Tarragona en Tortosa se fundó en 1975. En el transcurso de los años ha sufrido una serie de cambios y mejoras para adecuarse a los nuevos planes de estudios, así como también al aumento de alumnos, asignaturas e instrumentos. El centro educativo está ubicado en el Palau Oriol, uno de los edificios más emblemático, por su alto valor arquitectónico, del casco antiguo de la capital del Baix Ebre.   

¿Qué criterios siguen para elegir los músicos que forman parte de la Orquestra del Conservatori?

Formar parte de la orquesta es obligatorio, ya que es una asignatura que cursan los alumnos de estudios de música de grado profesional. Está formada por alumnos de primero a sexto curso.

Para poder aprovechar mejor las posibilidades de cada miembro, dividimos la orquesta en dos grupos, uno formado por todos los alumnos y otro que agrupa alumnos de tercero a sexto, lo que nos permite afrontar obras de mayor dificultad. 

¿De cuántos músicos consta cada una de estas secciones ?

Depende del tipo de concierto programado, pero la plantilla máxima llega hasta los 52 músicos, como en la actuación que hicimos en Alcanar. En una pieza en que predominen los instrumentos de cuerda intervienen unos cuarenta intérpretes. 

¿Cuál es la ratio de matrícula en el Conservatori de Tortosa ?

Al primer curso de grado profesional pueden acceder, como máximo, treinta personas, ésta sería la media por curso. Cabe resaltar que, en los cursos superiores, sobre todo en quinto y sexto, hay alumnos que no continúan y, entonces, estaríamos hablando de una quincena de alumnos por curso.  

¿Los alumnos proceden de diversos municipios de las Terres de l'Ebre?

Así es. Esto nos llena de satisfacción. Tenemos muchos estudiantes de Alcanar, también de Ulldecona, Amposta, El Perelló, Roquetes y, por supuesto, de Tortosa, entre otras muchas localidades. 

¿También hay del Maestrat ?

Sí, también. Este año tenemos una persona de Vinaròs, la ciudad del célebre compositor Carles Santos. 

¿Por qué actuaron en Alcanar y que le pareció la reacción del público?

Estamos muy contentos de haber podido actuar en Alcanar. Ya hace años que el concierto de final de curso intentamos realizarlo en otras poblaciones vecinas para dar a conocer lo que se está trabajando en el Conservatori de Tortosa. 

Hemos comprobado que ofrecen un repertorio variado...

Sí, intentamos poner un poco de todo. De Teleman a Beethoven pasando por Haydin, para acabar con música del siglo XX. En Alcanar, finalizamos tocando la banda sonora de Star Wars de John Williams. 

¿Qué valoración hace de este primer ciclo de música que organiza la Escola Municipal de Música d'Alcanar?

Muy positiva. Es muy importante que se organicen esta clase de iniciativas en un contexto de crisis. Me parece perfecto y creo que otras escuelas de música deberían tomar ejemplo del trabajo que se hace en Alcanar, que está muy bien hecho.


Torreblanca estrena su propia sinfonía

LAURA PUIG

Torreblanca ya tiene su opsinfonía, una obra del compositor local, Jesús Vinuesa, que se presentó ante un expectante público que llenó el auditorio Metropol. La historia de todo un pueblo se ve, de este modo, reflejada en una sinfonía, que Vinuesa ha tardado 15 años en terminar, dado la complejidad de la misma.

Con una duración de más de hora y media, está singular pieza está a mitad camino entre la ópera y la sinfonía, de ahí que Vinuesa haya elegido como original título, Opsinfonía Torreblanca en re menor. La sinfonía narra la formación de Torreblanca como pueblo y los avatares que ha sufrido a lo largo de la historia. “Una parte esencial explica la llegada de los sarracenos y los saqueos que tuvimos que vivir, basándome en el libro del cronista local Francisco Roca”. Vinuesa reconoce que no toda la letra es real, sino que también hay una parte de ficción.

La opsinfonía cuenta con el respaldo de la Diputación de Castellón y el Ayuntamiento de Torreblanca, que se han volcado para que esta obra sea una realidad y aunque se presentó ayer, su estreno oficial se llevará a cabo en el Auditori de Castelló, puesto que para su puesta en escena hacen falta más de 200 personas entre músicos y cantantes. Vinuesa explicó durante la presentación de la pieza, que dado que ha inscrito Opsinfonía en el Registro de la Sociedad General de Autores, el 3.2% de los beneficios que se puedan obtener de la misma, irán destinados a la Asociación de Discapacitados de Torreblanca, ADIS. Jesús Vinuesa lleva toda una vida dedicado a la composición, desde que descubriera su pasión por la música a los 14 años, mientras vivía en Alcañiz.

Ha sido fundador de Veus Torreblanquines y ha obtenido premios de reconocido prestigio como el de mejor canción de sereneta en la Fiesta de la Rosa de Castellón con obras como La Rosa del mar y Als nostres majors. Vinuesa, en la actualidad, se dedica a la docencia, en sus ratos libres, ya que está retirado. “Continuaré con este amor a la música hasta que me muera”, afirma.


Pedazos de historia a través de fotografías

LAURA PUIG

Alcalà de Xivert Miguel Martorell es un vecino de Alcalà de Xivert, que desde hace más de 10 años se dedica, como hobby, a la recolección de fotografías antiguas de su localidad, Alcalà. De hecho, ha logrado recuperar una instantánea del año 1874 que refleja el estado del Campanar y el núcleo población que giraba en torno a él.

Estas fotos nos permiten recordar muchos momentos históricos que se encuentran ya en el olvido porque hay algunas tradiciones que sólo están ya en fotografía”, explica Miguel Martorell. Gracias a la colaboración de muchos vecinos de Alcalà, Miguel a lo largo de estos diez años, se ha provisto de un fondo fotográfico muy importante, ya que dispone en archivo digital, de más de 800 fotografías. “Siempre he sido aficionado a la fotografía y antes de que llegara la era digital tomaba fotos de toros para unas revistas taurinas con las que colaboraba. Después dejé esta afición un tanto olvidada y desde hace 10 años intento coleccionar todo tipo de imágenes que tengan que ver con Alcalà”.

En este sentido, gracias a la empresa de la que es gerente Martorell, cada año se editan unos calendarios con fotografías antiguas de la población y de “ahí que haya adquirido tantas para mostrarlas en los calendarios”. Los dos conventos que tenía la población, los tres campos de futbol, las orquestas locales, procesiones como la de la subida del Calvario, que se realizaba en Viernes Santo o el Plat de l´Oferta, forman ya parte de la historia, puesto que han desaparecido del paisaje xivertense. Además, abundan en la colección de Martorell las fotos escolares y de costumbres locales. “Gracias a estas fotos he conocido más la historia de mi pueblo, es muy curioso porque la gente me ha ido contando todo lo que aparece reflejado”.

Y es que, para Miguel hay fotos de gran importancia, tal y como es el caso del momento en el que el trapecista Puertollano sube, en 1901, la imagen del santo a lo alto del campanario. “La propietaria de la fotografía, que tiene ya más de 90 años, no sabía que en esa foto estaba Puertollano, en plena acción, y gracias a que fui trabajando una serie de técnicas pude comprobar que efectivamente lo que se veía en lo alto del Campanar era el trapecista”. La colección de Miguel Martorell pudo ser admirada dentro del programa de actos de la Fira de Sant Isidre, ya que en el paseo Marruecos, ofrec una exposición con unas 70 fotografías.


Diana Esteller de La Jana, en la Olimpíada de Biología de Taiwan

DE LEVANTE DE CASTELLÓ, NEREA SORIANO

Con solo 18 años, Diana Esteller –vecina de La Jana– participará en la Olimpiada Internacional de Biología que se celebrará en Taiwán en julio, depués de haber superado las pruebas provinciales y nacionales.

«Me gustaría participar en la erradicación del cáncer» Después de resultar ganadora de la VI Olimpiada Española de Biología celebrada en Granada, la joven estudiante Diana Esteller tiene una cita en Taiwán el próximo mes de julio para participar en la olimpiada internacional. Ahora mismo, Diana Esteller, estudiante del IES de Sant Mateu se está preparando los exámenes de selectividad. Cuando termine, sin apenas tiempo de descansar, partirá rumbo a Taiwán donde, durante diez días, preparará las pruebas de la Olimpiada Internacional de Biología, junto al resto de sus compañeros.

¿Cómo empezó a participar en las olimpiadas?

Los profesores del instituto son los que nos avisan de estas convocatoria, cada uno las de su materia. Cuando nos comunicaron la olimpiada de Biología, quien quería participar se lo decía al profesor. Al principio me mostré un poco reticente porque pensaba que serían pruebas muy difíciles que no podría superar pero luego otros amigos también se apuntaron y me animé.

¿Qué preguntas le hacen?

Tienes que superar una prueba de tipo test y otra de prácticas de laboratorio. Yo tuve que analizar la mitosis de unas células, averiguar a partir de una muestra de una planta cuantos pétalos tenía y a qué familia pertenecía y hacer un análisis sobre cómo reacciona una planta durante la metamorfosis dependiendo de la intensidad de la luz. Esta última fue la más compleja.

(Foto LLUIS GARCÍA, LEVANTE DE CASTELLÓ)

¿Por qué crees que la biología es interesante?

Sobre todo por lo que atañe a la medicina. Es una materia muy importante en la investigación para descubrir nuevas curas en enfermedades. Además, la biología te da una explicación muy interesante sobre el comportamiento de los seres vivos.

¿Y cómo empieza a interesarse por esta materia?

Fue de una manera inconsciente. Cuando terminaban las clases siempre buscaba más información sobre los que habíamos dado y le pedía a mi profesor que me dejara las revistas científicas que levaba a clase, sobre todo si en portada traban algún tema que me interesara especialmente. ¿Solo saca buenas notas en biología o en todas las asignaturas en general? En general saco buenas notas. No soy de estudiar todos los días pero poco antes de los exámenes me encierro a estudiar durante bastantes horas. No es lo que te recomiendan los profesores pero es un sistema que me ha funcionado, al menos hasta ahora.

 ¿Qué quiere estudiar?

 Medicina, lo que no tengo tan claro es si quiero hacer la carrera en Valencia, Madrid o Barcelona. Pero no por el prestigio de las universidades, porque la Universitat de València me parece de las mejores, si no porque me apetece conocer mundo y tener nuevas experiencias.

¿Cree que la ‘fuga de cerebros es real’?

 Parece que sí, que hay muchos jóvenes talentos que se han tenido que marchar del país para poder trabajar en la investigación y para tener una mejor situación laboral. Pero también creo que en España se puede trabajar en condiciones en este sector.

¿Qué le gustaría descubrir?

Cualquier cosa que fuera un adelanto para la curación de una enfermedad. Quizá me gustaría poder erradicar el cáncer. Es una enfermedad en la que se ha avanzado mucho pero se puede hacer más y me gustaría participar.

¿Qué noticia querría leer un día en la prensa?

Que se ha conseguido erradicar alguna enfermedad que afecta a mucha gente. No me importaría qué enfermedad, solo que hubiera un gran avance.


De afición: cultivar frutas tropicales (febrero 2003, nº 156)

EMILI FONOLLOSA

Los agricultores de nuestras comarcas no solamente cuidan sus fincas para obtener el sustento económico con el que poder salir adelante, también a algunos les queda tiempo para experimentar con variedades poco habituales por estas tierras, por pura afición, como es el caso del benicarlando Ismael Soriano Senar, que ha llegado a tener hasta una veintena de diferentes árboles frutales tropicales.

En una de sus fincas de naranjos, situada en el término municipal de Peñíscola, podemos encontrar entre las naranjas valencialate curiosos ejemplares de árboles propios de las latitudes más cálidas del planeta que, a pesar de estar al aire libre con las temperaturas de esta zona, dan exquisitos frutos como chirimoyas, guayabas, papayas, frijoas, aguacates, plátanos cubanos y tailandeses, carasas gradifloras, pomades París, lichies...(está pensando en poner un letrero a las de nombre más complicado para poder recordarlos). “Me gusta hacer pruebas, todo lo que he encontrado lo he probado, algunas variedades les he eliminado por no resistir las bajas temperaturas, otras no me gustaban el sabor y ahora tengo sólo unas nueve o diez, pero he llegado a tener unas veinte, de todo tipo, la maracuyá, el peramelón, el mango... las plantas macho del kiwi se le murieron y otras se enrollaban con las ramas de los naranjos”.

En ningún momento ha pensado que pueda comercializar estas frutas, “es para consumo casero, para mi familia, hermanos, vecinos, lo hago por afición, tengo el orgullo de haber criado estas plantas, hay muchos que se sorprenden cuando les enseño algunas de estas frutas”. En el sur de España, concretamente en Málaga, Ismael ha podido ver que algunas de estas frutas llegan a ocupar amplias plantaciones como papayas, aguacates y chirimoya, aunque desconoce que haya alguien que practique con tantas plantas tropicales a la vez, “yo al ver que en Málaga, funcionaban bien, me sentía un poco obligado a probarlo y con las que he notado un sabor bueno, diferente a lo de aquí y aprovechables para las ensaladas, zumos naturales, al natural... he seguido con ellas”.

Todo surgió cuando este benicarlando, pidió a unos transportistas de Algemesí que suministraban semillas y plantas, que le facilitaran una pareja de cada clase de árboles tropicales de los que tenían. “Me trajeron de toda clase, muchos más de los que pensaba y a partir de ahí, empecé a plantarlos entre los naranjos”. No plantó semillas, sino injertos, si estos árboles se cultivan a partir de la semilla, las frutas no son tan “auténticas”, “debe haber la genética en medio, el que crece de las semillas, se hace muy grande, pero da muy pocos frutos y muy pequeños”. Sus amigos y conocidos le traen plantones de árboles tropicales cuando viajan por esas zonas.

COMERCIALIZACIÓN

No cree descabellada la idea de que algunos de estos cultivos tropicales puedan tener explotación comercial en estas comarcas si algún agricultor se anima a ello. “Los que son de temporada, como la chirimoya o el kiwi, creo que no tendrían mucho problema, yo tengo una chirimoya en otra finca, de más de cinco metros de altura y todos los años recolecto muchísimos frutos, esta variedad y el kiwi, no sufren con el frío, porque cuando llegan las bajas temperaturas ya se ha recolectado el fruto y la planta es resistente”. La platanera podría aguantar también si la temperatura no bajara durante todo el invierno de dos o tres grados positivos. Tiene mezclados entre naranjos sus árboles tropicales, que son en su mayoría de hoja caduca, “por picardía”, “ya que así quedan más resguardados”. Ismael Soriano tiene su finca en un lugar privilegiado en cuanto a la climatología.

Está en una “fragua” de la partida del “Poatxs”; el Sol da desde primera hora de la mañana y siempre corre algo el aire que evita las heladas, “es casi un microclima, difícil de encontrar, salvo en el litoral, como en los alrededores de la Torre Badún, de Peñíscola, donde puede haber pequeñas zonas cálidas como ésta”.

SABORES VARIADOS

Ismael comentaba algunas características de los frutos que cultiva.- La guayaba tiene mucha pepita y un sabor “que no sabes si es esto u otro, muy diferente a lo de por aquí”; el aguacate parece mantequilla vegetal; la frijoa, verde por fuera, amarilla por dentro, va muy bien en la ensalada; la carasa gradiflora tiene un sabor ácido pero sabroso; la pomade París es parecida al pistacho; el lichie da unos frutos pequeños con sabor semejante a la uva, los plátanos cubanos y tailandesas son muy dulces...


Opine sobre aquests reportatges:

©1996-2011 Vinaròs News
http://news.vinaros.net    news@vinaros.net